'Madonna Sixtina' de Raffael

Raffael | Nro. de producto 15997 | Lista de deseos
(89)
Paso 1:

Elige el material

Papel
mat_fotokarton.jpg
HP Everyday Semiglossy 235g
Hahnemmühle Torchon 285g
Hahnemühle William Turner 190g
Photo Rag Perl Hahnemühle 320g
Papel
Lienzos
Dibond
Vidrio acrílico
Pintura al oleo
Papel
Lienzos
Dibond
Vidrio acrílico
Pintura al oleo
Papel
Lienzos
Dibond
Vidrio acrílico
Pintura al oleo
Papel
Lienzos
Dibond
Vidrio acrílico
Pintura al oleo
Papel
Lienzos
Dibond
Vidrio acrílico
Pintura al oleo
Lienzos
mat_canvas_cotton
Canvas UV matt 310g
Canvas Rustic Texture 395g
Canvas Bright White 340g
Canvas Venezia Satin 350g
Dibond
mat_aludibond
PVC/Forex 5mm
Alu-Dibond 3mm
Alu-Dibond Butlerfinish
Vidrio acrílico
mat_acrylglass
Vidrio acrílico 4mm
Vidrio acrílico 6mm
Gallery Print
Pintura al oleo
mat_oelbild2
Pintura al oleo
Paso 2:

Elige el tamaño

Alto
Ancho
Tamaño de la imagen min. 30 cm - max. 100 cm
Opcional:

Elige el marco








































































































































€ 0
IVA incluido más gastos de envío
Obra: Madonna Sixtina
Artista: Raffael
Tamaño:
Opción de reproducción: -
Marco seleccionado: -
Precio unitario: -
Precio marco: -
Precio total: -
IVA incluido más gastos de envío
Raffael - Madonna Sixtina
    
   
    
PreviewPreviewPreviewPreview

La belleza atemporal de la "Madonna Sixtina" de Rafael

La "Madonna Sixtina" de Rafael, pintada en 1512, se erige como uno de los ejemplos más exquisitos del arte renacentista. Esta obra maestra, encargada por el Papa Julio II para la iglesia de San Sisto en Piacenza, captura la gracia divina y la ternura humana que caracterizan el trabajo de Rafael. La composición de la pintura es tanto simple como profunda. En su centro, la Virgen María sostiene al Niño Jesús, con la mirada dirigida hacia afuera, comprometiendo a los espectadores con una expresión serena y contemplativa. A cada lado de ella están San Sixto y Santa Bárbara, cada uno añadiendo capas de significado espiritual a la escena. Sixto, mirando hacia arriba, y Bárbara, mirando hacia abajo, crean una composición triangular dinámica que guía la vista del espectador a través de la pieza. Uno de los aspectos más encantadores de la "Madonna Sixtina" es el par de querubines en la parte inferior de la pintura. Estos dos ángeles, descansando sobre sus codos y mirando hacia arriba con una mezcla de curiosidad y desparpajo, se han vuelto icónicos por derecho propio, a menudo reproducidos por separado del cuadro principal. Su presencia añade un toque de inocencia y jovialidad, equilibrando el tono solemne y reverente. El uso del color y la luz por parte de Rafael realza aún más el impacto de la pintura. Los ricos y profundos azules y rojos del manto de María destacan contra el fondo más suave y etéreo de nubes y ángeles, creando una sensación de presencia divina. El delicado juego de luces y sombras en los rostros y vestimentas de las figuras les confiere una calidad realista, haciendo que las figuras sagradas sean accesibles y reconocibles para el espectador. La "Madonna Sixtina" ha sido interpretada como una representación del papel de la Virgen María como protectora de la humanidad, con los dos querubines sirviendo como símbolos de inocencia y pureza. La pintura también es notable por su influencia en artistas posteriores, particularmente en el uso de la composición piramidal y la representación de querubines. Hoy en día, la "Madonna Sixtina" reside en la Gemäldegalerie Alte Meister en Dresde, Alemania, donde continúa atrayendo admiradores de todo el mundo. Su atractivo perdurable reside en la habilidad magistral de Rafael para fusionar lo divino y lo humano, capturando un momento de gracia celestial que resuena a través de los siglos. Esta pintura sigue siendo un testimonio del genio de Rafael, una obra atemporal que continúa inspirando asombro y reverencia.
arrow