Pinturas al óleo hechas a mano

Pinturas al óleo hechas a mano y a la medida

Nuestras Pinturas hechas a mano son reproducciones de altísimo valor, realizadas por artistas profesionales con años de experiencia, que se dedican a pintarlas pincelada por pincelada en un trabajo manual detallado y que se acercan mucho a los originales.

Para nuestras Pinturas se utilizan exclusivamente pinturas al óleo de alta pigmentación y marcas conocidas. El lienzo de algodón resistente y con imprimación garantiza máxima resistencia a la deformación. Después de terminar una obra, la pintura se seca hasta una semana.

Cuando ordenas una réplica con nosotros, utilizamos verdaderos óleos y lienzos. Y, por supuesto, nuestro trabajo es tradicional, hecho a mano por copistas profesionales. También toma en cuenta que nuestras réplicas son recientes, por lo tanto sobre la pintura no habrán grietas ni pátina como sobre las obras maestras viejas de decenas de años.

Replicas de pinturas famosas


Ejemplos de nuestras réplicas al óleo

Campo de trigo con cipreses de van Gogh

En “Campo de trigo con cipreses“, pintado en junio de 1889 (The Metropolitan Museum), la mirada se sumerge en el serpenteante amarillo de la espigas que empiezan a madurar y que forman una cuña entre las superficies verdes acompañadas de escarpadas montañas azules.

La escuela de Atenas de Rafael Sanzio

La escuela de Atenas es una de las pinturas más destacadas del artista Rafael Sanzio.​ Fue hecha en boceto entre 1509 y 1510 y pintada entre 1510 y 1512 como parte de una comisión para decorar con frescos las habitaciones que hoy en día son conocidas como las estancias de Rafael, ubicadas en el Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano.

Campo Santo, Venice de William Turner

Joseph Mallord William Turner (Covent Garden, Londres, 23 de abril de 17751​ - Chelsea, Londres, 19 de diciembre de 1851), pintor inglés especializado en paisajes. Fue considerado una figura controvertida en su tiempo, pero hoy en día es visto como el artista que elevó el arte de paisajes a la altura de la pintura de historia.

El salmón de Edouard Manet

Manet daba una gran importancia a la naturaleza muerta que consideraba como "la piedra de toque del pintor". Harto de la pintura de historia y de todas esas "grandes máquinas" que estorbaban la pintura de su época, afirmaba: "Un pintor puede decir todo lo que quiere con frutas o flores e incluso con nubes. Como saben, a mí me gustaría ser el san Francisco de la naturaleza muerta".